martes, 19 de agosto de 2008

pequeños relatos de viajes bienvenidos, 2










Hola soledad,
ya no me agrada tu compañía

Qué pasó con nuestro romance
donde quedaron esas noches en vela
escuchándote, perdido en ti

Ya no te extraño, ya no me dueles
Pero no dejo de pensarte

Aún estás conmigo, me tienes atrapado
pero no durará mucho
más
estoy decidido a dejarte

Y aún sigues acá
eres como un mal necesario
duermes conmigo cada noche
me arrullas en tus ruidosos silencios,
me hielas la piel, me haces mal
Ya no como antes

Que dependía de ti, que vivía por ti, que te añoraba
con desesperación ingrata
Qué fue de esos momentos, tormentosos, arremolinados
oscuros y, como sólo tú: Silenciosos, que me dabas.

Ahora tengo a otra, que me aparta de ti
que ocupa mi mente, que llena mis vacios por extrañarte
mis carencias por desearte

Adiós soledad, no es lo mismo entre nosotros,
se perdió nuestro encandilamiento
perdimos para siempre
tu te llevas lo mejor de mí, mis mejores momentos
dedicados a ti, mis secretos
Yo me quedo con tus eternos silencios y oscuridades,
entrañables que ya no necesito, no quiero y extraño

Por qué cambiaste soledad
si antes eramos perfectos felices
Adios soledad, ya no vengas a visitar

No hay comentarios: